HISTORIA EN BREVE

  • Pequeños cambios pueden marcar una gran diferencia en el bienestar y la calidad de vida de tu mascota
  • Si deseas que este año nuevo tu mascota tenga una mejor calidad de vida, enfócate en darle alimentos frescos y sin procesar
  • Asegúrate que se mantenga activa por medio de caminatas diarias (¡los gatos también!) y sesiones de juego; recuerda que la estimulación mental es tan importante como la actividad física
  • Los animales que tienen mucha socialización y se comportan bien son buenos compañeros y tienen menos probabilidad de terminar en un refugio de animales. Para lograr esto, puedes adoptar el entrenamiento de jaula sin miedo, el entrenamiento de obediencia con refuerzo positivo y la socialización adecuada
  • Asegúrate de llevarlo con el veterinario al menos una vez al año o, de preferencia, dos veces al año sobre todo si tu mascota tiene edad avanzada

Por la Dra. Karen Shaw Becker

Este año nuevo es una oportunidad para implementar cambios, tanto en los miembros humanos de la familia como en las mascotas. Me gusta asegurarme que los dueños de mascotas reciban muchos consejos, y quiero que sepan que incluso los pequeños cambios pueden marcar una gran diferencia en su bienestar y calidad.

No importa tu presupuesto, o si no tienes mucho tiempo, tienes problemas de movilidad u otros problemas que podrían impedir darle a tu mascota la calidad de vida que se merece. Ten en cuenta siempre que los cambios son muy importantes, incluso si son pequeños.

Seis consejos sobre cómo mejorar la salud y el bienestar de tu mascota

Es importante que recuerdes que los cambios los puedes hacer de manera gradual y no de la noche a la mañana. Primero, enfócate en dos consejos. Impleméntalos poco a poco durante un período de semanas o incluso meses. Una vez que ambos se hayan adaptado, agrega otros. Muy pronto tu mascota estará gozando de una mejor salud y felicidad.

1. Concéntrate en alimentos frescos y sin procesar. Las mascotas deben llevar una alimentación lo más cercana posible a su dieta ancestral. Dicho lo anterior, dale la mayor cantidad de alimentos frescos y sin procesar que puedas pagar. Esto puede incluir una comida casera nutricionalmente balanceada, una formula comercial de alimentos sin procesar o crudos, o un alimento hecho con ingredientes de grado humano. También puedes agregar algunas verduras frescas a su comida habitual varias veces a la semana.

¡Cualquier cosa ayuda! Por ejemplo, cuando los dueños incluyeron verduras de hoja verde o vegetales de color amarillo-anaranjado a la alimentación de sus perros al menos tres veces por semana, previnieron o retrasaron con creces el desarrollo del cáncer de vejiga en los terriers escoceses, una raza que es susceptible a dicho cáncer.

No te preocupes si no puedes darle alimentos frescos en cada comida. De las 14 comidas que le das a la semana, puedes empezar con dos a cuatro comidas de alimentos frescos, o puedes hacer una porción de 50/50, lo que significa que una comida al día contiene alimento procesado y la otra de alimentos frescos. También puedes comenzar poco a poco, al reemplazar las croquetas con un alimento enlatado de mayor calidad, y luego hacer la transición a ingredientes frescos de grado humano.

2. Asegúrate que haga mucho ejercicio. Mantener activa a tu mascota es una parte vital para su bienestar mental y físico; además, no te costará nada. ¿Has escuchado que dicen que “un perro cansado es un buen perro”? Es porque los perros aburridos conservan mucha energía y eso desencadena los comportamientos indeseables.

Además de llevarlo a dar caminatas regulares, que también son buenas para ti, considera involucrarte en actividades y movimientos que les gusten a ambos.

Las opciones incluyen un juego de búsqueda, ir a dar una caminata o llevarlo a una guardería para que conviva con otros perros, obviamente, si le gusta. Los gatitos también necesitan actividad y a muchos les encanta salir a pasear con arnés y correa. Puedes involucrar a tu gatito en juegos interactivos con plumas u otros juguetes que despierten su comportamiento de acecho y caza.

3. Estimula su mente. La estimulación mental es igual de importante que la actividad física. Esto puede ser tan simple como dejar que tu perro olfatee el tiempo suficiente durante los paseos, ya que ellos exploran el mundo con sus narices. Si quieres estimular su mente más aun, participa en el trabajo de nariz, que fomenta el impulso de tu perro para cazar y rastrear olores.

Otra opción divertida para los perros que les gusta rascar es crear un área en tu jardín donde pueda hacerlo. Puedes colocar arena y enterrar juguetes para que los busque. Los juegos más complejos como las escondidas puede ser muy divertido para ambos.

Antes de aventurarte, te recomiendo que primero lo involucres en clases de entrenamiento de obediencia, o como mínimo asegurarte que responda a los comandos verbales como “siéntate”, “quieto” y “échate” (incluso aprender y practicar estos comandos básicos cuenta como estimulación mental).

Para los gatos, sacarlos a jugar con correa y arnés puede ayudarlos a aliviar su aburrimiento. Asimismo, debe tener un árbol trepador donde se pueda rascar y estirar ya que estos son comportamientos naturales. También recomiendo dejarlo que “busque” sus comidas, al menos algunas veces.

Separa su ración diaria en tres a cinco comidas pequeñas durante el día. Coloca la comida en una variedad de juguetes de rompecabezas o ratones alimentadores de caza llenos de alimentos liofilizados o carnes deshidratadas.

4. Incluye el entrenamiento en jaula. Este entrenamiento es muy importante y lo recomiendo a todos los dueños de perros, en especial para los que tienen que entrenar a un cachorro. Ya sea que tu compañero canino sea un cachorro o un perro adulto, un nuevo miembro de tu familia o un veterano, siempre debe tener su propio espacio acogedor ya que aporta muchos beneficios para ambos.

Una jaula puede ayudar no solo con el entrenamiento, sino también con los viajes en automóvil o avión, o para cuando tenga que quedarse en otra casa o en un hotel.

Mientras tanto, los gatos obtienen muchos beneficios cuando aprenden a entrar y salir de su jaula, y pasar tiempo allí durante los viajes o las visitas al veterinario. Entre más cómodo y relacionado esté con su jaula, y cuanto más seguro se sienta allí, menos estresante será para él cuando tengas que transportarlo en ella.

5. Enséñalo a socializar. Los animales que saben socializar y se comportan bien son buenos compañeros y son menos propensos a terminar en un refugio de animales. La edad ideal para enseñarle a tu cachorro a socializar es entre las 5 y las 16 semanas, que es cuando tienen la capacidad de investigar nuevos entornos y estímulos.

También es importante que los cachorros sepan los comandos de obediencia básica. Una forma de hacer que tu cachorro tenga un buen comienzo es asegurándote de entrenarlo bien. El entrenamiento no debe involucrar el miedo: la relación entre ambos debe basarse en la confianza y siempre debe sentirse seguro y protegido en su entorno.

Sin embargo, incluso los perros adultos se benefician del entrenamiento de obediencia si nunca lo han tenido. Una vez que haya aprendido lo básico, puedes incluir juegos de solución de problemas y enseñarle a ordenar los juguetes.

Los caninos también tienen la capacidad de asociar palabras con objetos, por lo que puedes enseñarle los nombres de algunos juguetes y nombrarlos para que los busque según su nombre. Ya he explicado cómo enseñarle a tu perro cinco juegos que desafían su mente aquí. Los gatitos también se benefician mucho con las clases de entrenamiento y muchos gatos adultos también se pueden entrenar.

6. Realiza chequeos de manera regular. A mí me gusta ver a todos mis pacientes al menos dos veces al año, pero esto es muy importante en el caso de los perros y gatos mayores y geriátricos. Es posible que alrededor de los 8 años las necesidades nutricionales y de bienestar de tu mascota requieran un ajuste muy proactivo cada cuatro a seis meses. En mascotas mayores, es muy importante revisar el peso, el tono muscular, el rango de movimiento de las articulaciones, la alimentación, el protocolo de suplementos y los hábitos de ejercicio al menos dos veces al año.

Las pruebas regulares de bienestar le permiten a tu veterinario comparar los resultados actuales con los resultados anteriores para verificar los cambios que puedan necesitar más investigación. Pídele a tu veterinario que realice un análisis de sangre para verificar la salud de los órganos internos para identificar los posibles problemas desde una fase temprana, que es cuando es más fácil tratarlos.

Rechaza las vacunas innecesarias ya que plantean riesgos para la salud. Recomiendo que la lleves con  un veterinario integrador que no solo cuidará de tu mascota, sino que también trabajará contigo para tomar decisiones sabias e informadas durante la vida de tu mascota.

Recuerda, la salud óptima no se logra de la noche a la mañana, pero los cambios que realices a partir de hoy marcarán una gran diferencia en la salud de tu mascota durante este nuevo año y en el futuro.