📝   HISTORIA EN BREVE

  • En las mascotas, los probióticos podrían ayudar a combatir problemas de salud como las enfermedades gastrointestinales, las alergias, la diabetes, la obesidad, las enfermedades hepáticas y mucho más
  • Evita el alimento comercial para mascotas fortificado con probióticos y mejor elije productos regulares o probióticos del suelo para darle a tu mascota
  • Busca probióticos para mascotas que tenga una gran variedad de cepas de bacterias; es decir, una mayor diversidad, ya que las investigaciones sugieren que lo ideal es que contengan de 10 cepas en adelante
  • Aunque muchos productos contienen entre 1 y 3 millones de bacterias beneficiosas por porción, la cantidad ideal para optimizar la salud de las mascotas es de 40 millones o más
  • Busca un producto que se fabrique en una instalación certificada por GMP (buenas prácticas de fabricación), ya que esto garantiza que los probióticos sean seguros, puros y de alta potencia

🩺 Por la Dra. Karen Shaw Becker

Todos los animales, incluyendo los humanos, tienen un conjunto complejo de microorganismos que viven sobre y dentro de su cuerpo. A esto se le conoce como microbioma.

Esta comunidad de microorganismos influye mucho en la salud y el bienestar, ya que refuerza la digestión, el metabolismo energético y la función inmunológica. En el caso de los perros y gatos, su tracto gastrointestinal suele tener una mezcla de Firmicutes, Bacteroidetes, Proteobacteria, Fusobacteria y Actinobacteria, junto con otros microbios.

Un desequilibrio entre estos organismos podría provocar enfermedades inflamatorias y otros problemas de salud. Tomar probióticos podría ayudar a combatir los problemas gastrointestinales, las alergias, la diabetes, la obesidad y las enfermedades hepáticas, así como mejorar el estado de ánimo y mucho más.

Tu mascota podría beneficiarse de los probióticos

El estrés, las enfermedades, el uso de medicamentos veterinarios, que incluyen antibióticos, antiinflamatorios (medicamentos esteroides y no esteroides), las sustancias químicas para combatir pulgas y garrapatas, así como los cambios en su entorno y alimentación, son factores que pueden deteriorar el microbioma de tu mascota. Por ejemplo, comer cosas no comestibles (un trastorno que se conoce como pica) también puede dañar el microbioma de tu mascota, al igual que las vacunas y consumir fertilizantes, pesticidas y alimentos biológicamente inapropiados.

Cuando el estrés físico o emocional altera el equilibrio bacteriano en el tracto digestivo de tu perro, puede provocar muchos problemas nutricionales, que incluyen una mala absorción de nutrientes y diarrea intermitente o crónica.

También incrementa el riesgo de síndrome del intestino permeable (disbiosis), en el que los aminoácidos y alérgenos parcialmente digeridos se salen del tracto gastrointestinal y terminan en el torrente sanguíneo. Si tu mascota tomó antibióticos hace poco, entonces lo más probable es que tengas que reforzar su microbioma.

Según la Dra. Emily Gould, profesora asistente en el Hospital de Enseñanza Médica Veterinaria de la Facultad de Medicina Veterinaria y Ciencias Biomédicas de Texas A&M, en este caso: "El objetivo de administrar probióticos sería reponer las 'bacterias buenas' en el intestino de la mascota para corregir el desequilibrio y restaurar la salud de su ecosistema intestinal”.

Las características que debes buscar en los probióticos para mascotas

Cuando busques suplementos para tu mascota, evita los alimentos comerciales con probióticos añadidos, así como los probióticos para uso humano, ya que estos se desarrollan con el objetivo de fortalecer las especies bacterianas del tracto gastrointestinal de los humanos. Los perros y gatos tienen cepas de bacterias únicas y específicas, por lo que lo mejor es proporcionarles algún probiótico destinado para su especie.

Busca probióticos con mayor diversidad o diferentes cepas que ayuden a mejorar el equilibrio. Como explicó la Dra. Gould:

"Hay algunos productos que están respaldados por estudios que demuestran que benefician a nuestros pacientes veterinarios, o los veterinarios tienen la experiencia suficiente para saber que brindan beneficios. Por ejemplo, pensamos que los probióticos con una mayor variedad de bacterias son más equilibrados y, en general, la ‘mejor’ opción. Se cree que, a mayor diversidad de bacterias buenas, mejores los resultados".

También es importante tener cuidado con los aditivos y los procesos de fabricación. Además, si tu mascota tiene alguna alergia y lleva una dieta de eliminación, debes elegir un probiótico de la más alta calidad. Según la Dra. Gould:

"Muchos productos de probióticos tienen saborizante de proteína animal o no se someten a un buen control de calidad durante su fabricación, lo que puede provocar que el producto esté contaminado. Esto puede interferir con los resultados de la dieta de eliminación".

En algunos casos, no se recomiendan los probióticos convencionales a base de Lactobacillus y Bifidobacterium, ya que no producen ningún beneficio, incluso cuando las mascotas tienen sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado (SIBO). En estos casos, los organismos basados en el suelo (SBO) o los probióticos formadores de esporas podrían ser una mejor opción.

Características que debe tener un producto de alta calidad

Un producto de probióticos de alta calidad puede mejorar la función gastrointestinal y ayudar con los problemas de salud crónicos en cachorros y mascotas de edad avanzada. Incluso puede mejorar la absorción de nutrientes y reforzar el sistema inmunológico. A continuación encontrará las  características importantes que debes considerar al momento de comprar un producto de probióticos para tu mascota:

1. Debe contener 10 o más cepas de bacterias. Las investigaciones sugieren que lo ideal es que contenga de 10 cepas en adelante, esto significa que, aunque un producto con una o dos cepas puede considerarse aceptable, uno con 10 o más cepas podrá responder mejor a una gran variedad de factores estresantes.

2. Debe tener una potencia de al menos 40 millones. Aunque muchos productos contienen entre 1 y 3 millones de bacterias beneficiosas por porción, la cantidad ideal para optimizar la salud de las mascotas es de 40 millones o más.

3. Debe fabricarse en una instalación con certificación GMP. Busca un producto que se fabrique en una instalación certificada por GMP (buenas prácticas de fabricación), esto garantiza su viabilidad o su capacidad para sobrevivir en el entorno ácido del estómago de tu mascota. El producto que compres también debe haberse sometido a pruebas independientes que garanticen que en realidad contiene los niveles y las bacterias que se establecen en la etiqueta.

También se deben realizar pruebas que demuestren que los probióticos terminan en el intestino delgado de tu mascota, lo que garantiza su absorción. Las regulaciones GMP se implementan para garantizar que el producto es seguro, puro y de alta potencia. La certificación GMP no siempre aparece en las etiquetas de los productos, por lo que es posible que debas llamar al fabricante para comprobarlo.

También debes considerar que los probióticos no son la única forma de reforzar el microbioma gastrointestinal de tu mascota. Otra excelente opción son los vegetales fermentados que, además de ser una fuente natural de bacterias beneficiosas, proporcionan una gran variedad de bacterias en grandes cantidades y son relativamente económicos, sobre todo cuando los preparas en casa.